LOS CICLOS Y LA FEMINIDAD

… El ciclo menstrual permitió que la mujer lograse una evolución superior a la del resto del reino animal, pues a través de él adquirió la capacidad de excitarse y en consecuencia comenzó a ser sexualmente activa a lo largo de todo el mes, en lugar de limitarse a ciertos períodos en los que estaba “en celo”. Durante la ovulación y la menstruación alcanzaba su punto máximo de sexualidad y creatividad, y ello permitía acceder a las energías creativas que en los animales sólo estaban destinadas a la procreación; sin embargo, cuando no era físicamente fértil, estas energías le ofrecían una nueva posibilidad: procrear ideas en vez de una nueva vida.
 La experiencia del ciclo menstrual y su paralelismo con el ciclo lunar hizo surgir los primeros conceptos de la medida y del tiempo. Desde el comienzo de la humanidad el cuerpo y su interacción con lo que le rodeaba fue la unidad de medida básica; así, el largo de un pie sobre la tierra, por ejemplo, o la cantidad de suelo cubierto por un paso se transformaron en instrumentos para medir distancias. De los conceptos de secuencia y medida se originó la división del tiempo y los primeros relojes y calendarios; muchas culturas medían el tiempo en noches y meses lunares, y llevaban a cabo sus festividades religiosas de acuerdo con la luna llena: incluso hoy en día la fecha en que se celebra la Pascua Cristiana, depende de la luna llena, al igual que sucede con varias fiestas Islámicas o Judías…
… La sincronicidad entre el ciclo femenino y el de la luna también revelaba la conexión entre la mujer y lo divino. Durante su ciclo la mujer albergaba el misterio de la vida dentro
de su cuerpo y podía generar vida y asegurar el futuro de su pueblo, lo que equivale a decir que cada mujer poseía los poderes propios del universo: dar la vida, sustentar y crear…
… En la antigüedad se consideraba que el ciclo menstrual del útero femenino era un período de vida y fertilidad durante la ovulación, y de muerte e infertilidad en la menstruación, y que reflejaba las fases de la luna y las estaciones del año. Este misterio está presente en varias mitologías en la imagen de un recipiente mágico o transformador: en las leyendas del Grial es una copa o cáliz; en la antigua mitología celta un caldero, y en los textos alquímicos, un matraz o alambique. Cada uno de ellos brindaba abundancia, fertilidad, transformación, inspiración espiritual e iniciación.
Luna Roja
Anuncios
LOS CICLOS Y LA FEMINIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s