La Influencia de la Luna y la Menstruación

EL CICLO MENSTRUAL

Para la mayoría de las niñas, la primera menstruación tiene lugar aproximadamente a los doce años y establece un ciclo de alrededor de veintiocho días, aunque esta duración puede variar desde catorce a más de treinta días. El ciclo pasará a formar parte de la vida de la mujer hasta que tenga alrededor de cuarenta y siete años, excepto en los momentos en que esté embarazada o pierda el período por factores fisiológicos.

Cada mes el cuerpo femenino sufre una serie de cambios – muchos de los cuales ocurren sin que ella tome realmente conciencia de lo que sucede -, que pueden incluir variaciones en el equilibrio hormonal la temperatura vaginal, la composición y cantidad de la orina, el peso, la concentración de vitaminas, la retención de líquidos, los latidos del corazón, el tamaño y la turgencia de los pechos, la consistencia del flujo vaginal, los niveles de concentración mental, la visión y el oído, la capacidad psíquica, el umbral de dolor y muchas otras. Por ello es importante que cada mujer tome conciencia de cómo reacciona su cuerpo ante su propio ciclo, si realmente quiere entender de qué forma afecta a su personalidad y energías creativas.

El ciclo físico, que tiene lugar todo los meses, consta de cuatro fases: PREOCULATORIA, OVULATORIA, PREMENSTRUAL Y MENSTRUAL. Dentro de los ovarios existen grupos de células llamadas folículos que contienen huevos inmaduros u óvulos; durante la fase PREOCULATORIA un folículo madura y produce una hormona llamada estrógeno que estimula las mamas y la pared uterina. Aproximadamente entre los días 14º y 16º del ciclo el folículo se abre y libera el óvulo: es la fase de OVULACIÓN. Algunas mujeres son conscientes de ciertos síntomas físicos que aparecen en este período, que pueden incluir: dolor en la zona pélvica; sangrado o “manchado” a mitad del ciclo; incremento en el tamaño o sensibilidad de los pechos o ansia por ciertos alimentos. Después de la OVULACIÓN, el folículo se transforma en el cuerpo lúteo (corpus luteum), que produce tanto progesterona como estrógeno; si no la hay, el cuerpo lúteo degenera en forma gradual y los niveles de ambas hormonas disminuyen: es la fase de PREMENSTRUAL. A continuación, el tejido que recubre la parte interior del útero comienza a desintegrarse y así comienza la fase MENSTRUAL…

… Existen gran cantidad de medios físicos que ayudan a aliviar estas molestias; desde las vitaminas y los minerales en la dieta hasta el masaje, automasaje, homeopatía, homeospagyria, aromaterapia, etc,.sin embargo ninguno de estos métodos “aprovecha” el nexo que une a la mujer con su útero a través del subconsciente, pues tienen a tratar la menstruación como una enfermedad del cuerpo, separada de la mente. Pero, si una mujer consigue aprender a comprender su ciclo, aceptar los cambios que acarrea y ser fiel a su propia naturaleza, podrá recuperar el equilibrio de su período…

… La duración promedio del ciclo sinódico lunar es de veintinueve días, doce horas y cuarenta y cuatro minutos…

… La mayoría de las mujeres mantienen una interacción con el ciclo lunar de una de estas dos formas: bien sus menstruaciones coinciden con la fase de luna llena o bien con la de luna nueva, tal como observa PENELOPE SHUTTLE y PETER REDGROVE en “THE WISE WOUND”. Es posible que el ciclo femenino no tenga exactamente la misma duración que el lunar, pero puede alargarse o acortarse para que cada mes la menstruación aparezca en un momento próximo a una de esas dos fases.

Para que consigas entender mejor los cambios que se producen en tu creatividad, es necesario examinar las energías de las cuatro fases de la menstruación y la lunación.

Después de haber anotado en tu diario las fases lunares más relevantes, debes comenzar a observar cada fase y la posición de la luna en el cielo. Procura salir al aire libre un rato por la noche; fíjate en cómo te afecta, a nivel emocional e intuitivo, la luz de las distintas fases. Intenta imaginar qué energías femeninas corresponden a cada una: tal vez adopten la forma de diosas de la antigüedad, de mujeres a las que consideras como arquetipos de cada fase, o quizás de música, animales, estaciones del año o diseños abstractos. Anótalo en tu diario.

Luna Roja

 

 

 

 

Anuncios
La Influencia de la Luna y la Menstruación

LOS CICLOS Y LA FEMINIDAD

… El ciclo menstrual permitió que la mujer lograse una evolución superior a la del resto del reino animal, pues a través de él adquirió la capacidad de excitarse y en consecuencia comenzó a ser sexualmente activa a lo largo de todo el mes, en lugar de limitarse a ciertos períodos en los que estaba “en celo”. Durante la ovulación y la menstruación alcanzaba su punto máximo de sexualidad y creatividad, y ello permitía acceder a las energías creativas que en los animales sólo estaban destinadas a la procreación; sin embargo, cuando no era físicamente fértil, estas energías le ofrecían una nueva posibilidad: procrear ideas en vez de una nueva vida.
 La experiencia del ciclo menstrual y su paralelismo con el ciclo lunar hizo surgir los primeros conceptos de la medida y del tiempo. Desde el comienzo de la humanidad el cuerpo y su interacción con lo que le rodeaba fue la unidad de medida básica; así, el largo de un pie sobre la tierra, por ejemplo, o la cantidad de suelo cubierto por un paso se transformaron en instrumentos para medir distancias. De los conceptos de secuencia y medida se originó la división del tiempo y los primeros relojes y calendarios; muchas culturas medían el tiempo en noches y meses lunares, y llevaban a cabo sus festividades religiosas de acuerdo con la luna llena: incluso hoy en día la fecha en que se celebra la Pascua Cristiana, depende de la luna llena, al igual que sucede con varias fiestas Islámicas o Judías…
… La sincronicidad entre el ciclo femenino y el de la luna también revelaba la conexión entre la mujer y lo divino. Durante su ciclo la mujer albergaba el misterio de la vida dentro
de su cuerpo y podía generar vida y asegurar el futuro de su pueblo, lo que equivale a decir que cada mujer poseía los poderes propios del universo: dar la vida, sustentar y crear…
… En la antigüedad se consideraba que el ciclo menstrual del útero femenino era un período de vida y fertilidad durante la ovulación, y de muerte e infertilidad en la menstruación, y que reflejaba las fases de la luna y las estaciones del año. Este misterio está presente en varias mitologías en la imagen de un recipiente mágico o transformador: en las leyendas del Grial es una copa o cáliz; en la antigua mitología celta un caldero, y en los textos alquímicos, un matraz o alambique. Cada uno de ellos brindaba abundancia, fertilidad, transformación, inspiración espiritual e iniciación.
Luna Roja
LOS CICLOS Y LA FEMINIDAD